• Imprimir

Organismos

IEC

Institut d'Estudis Catalans

 

Toda lengua moderna que quiera tener una utilidad social y una proyección de futuro debe cumplir dos requisitos: disponer de una norma lingüística —compartida por los usuarios de la lengua— y disfrutar de un uso amplio y normal en todos los ámbitos sociales. Es en este sentido que hablamos, respectivamente, de normativización y normalización de las lenguas. La lengua catalana dispone de organismos que velan por estos dos aspectos, es decir, el establecimiento de la norma (regulación del corpus lingüístico) y la consolidación del uso (determinación del estatus lingüístico).

Fecha de actualización:  26.01.2017